Carme-Portaceli-El-video-no-el-veu-ningu-7

¿Quién dice lo que siente? Mejor aún, ¿quién sabe lo que siente? O, incluso mejor aún, quien lo quiere saber realmente? Y, aún más real, que puede distinguir lo que siente, lo que se puede sentir, lo que se debe sentir …?

Martin Crimp trabajó en una empresa de estudios de mercado transcribir cintas de entrevistas realizadas a determinados grupos de personas. En estas encuestas el autor percibió que cualquier pregunta sobre hábitos de consumo puede abrir una grieta dentro de nosotros, desvelando cosas, incluso sentimientos y realidades, que sin conocerlos nos hacía estar más cómodos, aunque no más felices.

 

En un tono de comedia casi absurda, Martin Crimp crea un texto inteligentísimo en el cual, las palabras, cotidianas, van desvelando involuntariamente aquello que no se quiere ni decir, ni mucho menos, reconocer.

 

Ocho personajes (encarnados por seis actores y actrices, expresamente diseñado para el autor por razones que veréis que son obvias) se encuentran por azar de una encuesta en la calle sobre pizzas congeladas. Con esta excusa llena de ironía y de humor, vamos entrando dentro de sus mentes, de sus vidas, dentro de todo lo que no dicen.

 

Es el año 1991, el muro de Berlín ha caído, la guerra fría ha finalizado con el triunfo del capitalismo, se acaba el siglo XXI, el mundo empieza a apuntar un nuevo orden, y comienza, por tanto, un énfasis en los valores que habían conformado el mundo patriarcal. Yo, aquí y ahora, la juventud, el dinero … Y, aquí dentro, en el laberinto de una sociedad patriarcal, los personajes van viviendo, mirando hacia otro lado, las partes más oscuras de ellos mismos.

 

Trabajando por una exitosa empresa de estudios de mercado, misteriosa, organizada aparentemente por un hombre con tendencias pederastas inconfesadas, todos los demás van entrando en este mundo poco a poco …

 

Una gran obra en la que las palabras pretenden no decir lo que, en realidad, está sucediendo por dentro. Una obra casi siniestra, con sus personajes invadidos por una tristeza y una soledad que, ni siquiera conocen.

 

Texto extraídos del portal FEI

de Martin Crimp

dirección Carme Portaceli

intérpretes Gabriela Flores – Francesc Garrido – Albert Pérez – Maria Rodríguez – Diana Torné – Martí Salvat

espacio escénico Paco Azorín

vestuario Marta Rafa

iluminación Maria Domènech

coreografía Ferran Carvajal

diseño de sonido Jordi Collet “Sila”

diseño de vídeo Pedro Chamizo

fotografía David Ruano

ayudante de dirección Ricard Soler i Mallol

ayudante de coreografía Marta Filella

jefe de producción Roger B. Sardà

producción ejecutiva Casiana Monczar

dirección de producción FEI – Factoría Escénica Internacional

Una producción

CDN – Centro Dramático Nacional 

GREC 2012 

FEI – FACTORIA ESCÉNICA INTERNACIONAL